CHALÍA HERRERA, PIONERA DE LA DISCOGRAFÍA EN CUBA

Por  Juan Piñera

La historia de la discografía en Cuba es un poco más que centenaria.Surgió prácticamente en los instantes que se definía una etapa de nuestras gestas libertarias, la Guerra del 98.

Este momento de nuestra historia, en la música cubana se define, por ejemplo, en nuestra más antigua institución musical en activo.

Nos estamos refiriendo a la actual Banda Nacional de Conciertos fundada por el maestro Guillermo Tomás en aquel año.

Y precisamente en ese 1898 es que Chalía Herrera, la legendaria soprano cubana grababa su primer disco.

Era una selección de El Barbero de Sevilla de Gioachino Rossini, Dunque io Son.

Se iniciaba así,  la presencia de los cantantes líricos y de otros intérpretes de la música de concierto cubanos en el ámbito de la industria discográfica.

Ahora bien, el disco no se grabó en La Habana, como el se pudiera esperar, sino en Nueva York.

¿Por qué?

Porque Rosalía Gertrudis de la Concepción Díaz de Herrera y de Fonseca, es decir, Chalía Herrera, se encontraba en aquella ciudad, no sólo realizando una brillante carrera, sino, y más bien, actuando para recaudar fondos para la causa independentista.

Los cubanos debemos recordar que ella, en unión al olvidado barítono Emilio de Gogorza y Hubert de Blanck actuaban en aquella ciudad con este propósito, es decir, por sus ideales independentistas.

Hay que recordar, además, que ella había sido discípula de Emilio Agramonte en la Escuela de Ópera y Oratorio que este dirigía en Nueva York.

Donde también participó otra distinguida soprano cubana, Ana Aguado, esposa de Guillermo Tomás, todos ellos independentistas.

Como podrá apreciarse, la historia de la discografía en la Isla, estuvo indisolublemente ligada al surgimiento de Cuba como nación libre y soberana.

Y los primeros pasos deben atribuírseles a artistas como Chalía Herrera, quien, más temprano que tarde comenzó a realizar grabaciones de compositores cubanos.

La habanera , de Eduardo Sánchez de Fuentes, o la selección de la zarzuela El Brujo, de José Marín Varona dan fe de lo expresado.

Hoy, cuando la discografía cubana realiza ingentes esfuerzos por difundir la música de nuestro país, bien vale recordar algunos de los primeros pasos de la misma.

En esta ocasión, magníficos pasos realizados por una mujer excepcional, Chalía Herrera.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: