PRESENTA LA QUINTA RUEDA VERSIÓN DE LA NOCHE DE LOS ASESINOS EN FESTIVAL DE LAS ARTES

Por Mery Delgado / Foto Javier Hidalgo
Una versión de La noche de los asesinos de José Triana (Premio Casa 1965), será estrenada los días 4 y 5 de junio, por el proyecto estudiantil La Quinta Rueda que dirige Charles Wragner, como parte de la programación del Festival de las Artes, de la Universidad de las Artes de La Habana.
La obra subirá al escenario de la sala Adolfo Llauradó, en sus horarios habituales. El espectáculo, producido por estudiantes de todas las especialidades de la Facultad de Arte Teatral, es propósito que destaca su director para la gran fiesta de la prestigiosa institución.
Surgido en 2014, el proyecto La Quinta Rueda fue convocado por Charles Wragner, desde el inicio de su carrera en la especialidad de Dramaturgia.
“Lo creamos un grupo de estudiantes pertenecientes a diferentes especialidades dentro de la propia Facultad, entre los que se encuentran: Lisset de León, Roberto Montesinos, Ricardo Sarmiento, Odelmis Torres, Zulaine Soler, Taimí Dieguez y Karla Puente, por solo citar algunos”.
“El proyecto -según refiere Wragner- buscaba básicamente empezar un proceso de investigación partiendo del trabajo del actor, y todos aquellos elementos relacionados con el teatro, inspirados en el trabajo de maestros internacionales como Barba, Grotowski, que habíamos leído, y la referencia de los nacionales Roxana Pineda, Joel Sáez, Flora Lauten y Carlos Celdrán, a quienes seguíamos en sus procesos de creación”.
La noche de los asesinos, cuenta Charles Wagner, había sustentado su tesis de grado en el nivel elemental de actuación, cuando se graduó en Villa Clara con algunas de las escenas del espectacular texto.
Por eso cuando fue convocado por el profesor Eberto García para un performance primero, y después para todo el texto, no lo pensó dos veces y reunió a todo su colectivo.
“Iniciamos el proceso de investigación y nos llamó mucho la atención de qué iba la obra, pero había elementos dentro del texto de Triana que no nos interesaban. El lenguaje por ejemplo, de los años 60, no acorde a nuestra generación, y la forma en que los jóvenes de la obra jugaban. Entonces decidimos hacer el proceso de investigación por otra parte, y subvertir los juegos del espectáculo por historias que recopilamos”.
A ello ayudó la diversidad de procedencias de cada uno de los integrantes de La Quinta Rueda, que se propusieron recopilar las historias de las localidades de origen, para después entre todos seleccionar las mejores para la escena, revela Wragner antes de continuar el diálogo para Cubaescena.
“Llegamos a tener 30 historias populares –afirma el joven director. Trabajamos con diez de ellas. Hicimos como un proceso de curaduría, para ver cuáles eran las más intensas y cuáles jugaban más dentro de la idea del espectáculo. El medidor para estas historias fue la relación padre e hijo. Finalmente nos quedamos con las tres que funcionaron mejor para la escena. Con ellas, Ricardo Sarmiento hizo la reescritura, las organizó dramatúrgicamente, y mantuvo la estructura de Triana, cuyo texto fue intervenido por nuestros relatos”.
A la pregunta de cómo fue acogido el preestreno de La noche de los asesinos en Villa Clara, Charles comentó para Cubaescena:
“Nosotros fuimos invitados para hacer el preestreno de la obra, a un evento que se llama Al centro, que comenzó este año organizado por el CITO (Centro de Investigaciones Teatrales Odiseo), liderado por Roxana Pineda.
“Y yo pensé que no iba a tener tanta aceptación, por la manera en que eran presentadas las historias sin tanta construcción; a diferencia de lo detallado y minucioso de los espectáculos que hace el Estudio Teatral acostumbrado a la dirección de Joel Sáez, y del gusto popular en esa provincia.
“Sin embargo fue curioso, porque todos los códigos fueron entendidos rápidamente. Y después, entre lo que escuchamos de las amistades, que en esa ciudad son muy sinceras, y lo que preguntaron sobre la obra, a nosotros nos pareció maravilloso. Vino a completar lo que nosotros queríamos. En la obra siempre se deja una incógnita, el texto original de Triana tiene una estructura cíclica, y nosotros quisimos mantener eso, porque hay una parte del ciclo que lo completa el espectador una vez que vio la función.
“Al final del encuentro, había muchas preguntas por parte de los espectadores: ‘por qué hablan de esto, y por qué estas historias, de donde las sacaron, cómo fue el juego, esto es real o no es real, porque siempre se queda eso ambiguo’.
“Entonces nosotros, en el espacio que propiciaba el evento explicamos el proceso creativo, y a la gente le llamó mucho la atención que jóvenes estudiantes del ISA, estuvieran haciendo ese proceso de investigación, reuniendo a jóvenes de diferentes lugares del país, para dialogar sobre eso. Eso para mi fue lo más interesante de cómo el público lo recibió”.
Sobre las expectativas con el público de la capital en el Festival de las Artes, el joven director contestó:
“Espero el diálogo franco sobre todo con los espectadores, para eso uno trabaja año y medio creando un espectáculo para ellos. Y considero que es casi un regalo y merecido para los estudiantes del ISA, que hace el Consejo Nacional de las Artes Escénicas (CNAE), al brindar durante una semana el circuito teatral de La Habana, para que los estudiantes del ISA presenten sus trabajos, muestren sus proyectos y puedan tener ese diálogo. O sea el CNAE es casi quien propicia ese diálogo franco y sincero de los estudiantes de las artes con su público, y eso es lo que yo creo más valioso.”
13335921_242217059483548_8979470254514481738_n

Anuncios

FESTEJAN 60 CUMPLEAÑOS DE PELUSÍN DEL MONTE EN MATANZAS

Por Mery Delgado Molina / Fotos La autora
El Centro Cubano de la UNIMA y la Casa de la Memoria Escénica de Matanzas celebraron el 60 cumpleaños de Pelusín del Monte, títere nacional que amparado en las voces de los especialistas y sus más fieles animadores, cobró vida en una intensa jornada realizada en la Ciudad de los Puentes.
Con un acercamiento desde diferentes provocaciones, de su máximo organizador Rubén Darío Salazar, la mesa dedicada al títere sexagenario tuvo como ponentes a: Yudd Favier, Armando Morales, Ulises Rodriguez Febles y Maria Laura Germán; cada uno de ellos desbordando vivencias, conocimientos y muchas emociones que se vieron acompañadas de la participación de algunos de los invitados al coloquio.
La develación de la escultura Peluso, del artista Adán Rodríguez Falcón, sexta pieza del Museo de las Esculturas de la Casa de la Memoria Escénica, dio continuidad al programa matutino que tuvo su colofón con la entrega del Premio Especial Pelusín del Monte: 60 años reinando en los retablos.
El Centro Cubano de la UNIMA decidió reconocer a: Freddy Artiles (post mortem), Pedro Valdés Piña, Armando Morales y Zenén Calero, cuyas contribuciones relacionadas con el rescate y promoción del personaje creado por Dora Alonso, Pepe Camejo y Marta Falcón, en 1956, se han convertido en pasos de avance y consolidación para la dignificación del retablo nacional a nivel histórico y artístico.
La jornada vespertina fue trasladada al Centro Cultural Pelusín del Monte, y su sala Pepe Camejo, el escenario para el programa artístico organizado por Teatro de las Estaciones y sus invitados al convite de Pelusín.
La actuación especial de Carlos González, titiritero y director de la Compañía Hilos Mágicos, quien puso a cantar a Pelusín con la voz cálida de Marta Falcón, en una grabación histórica agradecida por el auditórium, fue el inicio del programa.
Rubén Darío al frente de su colectivo, animaría la dramaturgia del programa con la Lectura interpretada del texto Viaje a la Luna o Un invento superferolítico, de Dora Alonso.
La clausura del festejo corrió a cargo de Freddy Maragoto, fundador de Teatro de Las Estaciones con sus Canciones para Pelusín, y la intervención especial de la narradora oral Mayra Navarro, quien con una de sus conocidas historias, cerró entre risas y aplausos la emotiva jornada.
DSCF6492

A %d blogueros les gusta esto: