Decide La Proa viraje titiritero

Por Mery DelgadoDSCF0390

Con el estreno de Romance en Charco Seco, versión del texto Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, de Federico García Lorca, el conjunto habanero La Proa asume el reto del teatro de títeres para adultos, cerrando las celebraciones por los diez años de su creación.

Es el espectáculo más grande de Teatro La Proa, asegura su director Arneldy Cejas, al eludir las puestas anteriores de pequeño formato como Cenicientaaaa, Aventuras con el televisor y Mowgli el mordido por los lobos, todos dirigidos al público infantil.

En este traslado de Lorca al campo cubano, Erduyn Maza y su equipo gestor concibieron la presentación como un homenaje a la labor del Guiñol Rabindranath Tagore y a su líder Fidel Galbán, así como a los pueblos parranderos del centro de la Isla.

Visitamos el municipio de Remedios y su Museo de las Parrandas, además los talleres donde se confeccionan las carrozas en el pueblo de Camajuaní. Nos informamos bien de la historia sin mezclar las fiestas guajiras con las parrandas, que son diferentes en su concepción, subraya Cejas.

Completa la tríada creativa de La Proa la asesora Blanca Felipe Rivero, quien junto a Maza ha aportado los títulos del repertorio vivo del grupo.

A propósito del tema de Romance en Charco Seco, la también dramaturga reveló que está diciendo algo muy contemporáneo: el dilema de la deshumanización y del interés económico. Este espectáculo es un canto profundo al amor hondo, el que transforma al que ama y al ser amado, aseveró.

DETRÁS DEL RETABLO
La Proa creció para esta superproducción -52 piezas, títeres de varillas y marotes con otros elementos que enriquecen la escenografía- con cinco actores, de los cuales tres nunca habían tomado una figura en sus manos.

Es por ello que en medio del proceso de producción, el titiritero Erduyn Maza -formado con la excelente profesora Lida Nicolaeva- les ofreció un taller de títeres de varilla y prepararlos para la obra.

Arneldy asegura que todavía falta mucho trabajo por hacer porque, en su criterio, la varilla es una técnica muy difícil.

Este es un espectáculo que tiene mucho ritmo, muchos cambios, por eso es que los muñecos de varilla no se pueden cambiar de ropa, de ahí la cantidad de títeres tan grande, avanzó para asegurar del mismo modo que la mayor dificultad radica, en mover no sólo los personajes individuales, sino la ayudantía que tienen que hacer al unísono.

Es un engranaje tremendo, en tanto se deben mover los personajes al que otro actor le pone voz, afirmó del mismo modo.

Por otras parte, partiendo de una gran amistad, el equipo de La Proa encargó la banda sonora de Romance en Charco Seco a Mario Manuel Mayito Gutiérrez, director del villaclareño Quinteto Criollo, que cultiva el pentagrama tradicional cubano.

Tres temas fundamentales concibió el músico para la producción titiritera, entre ellas el son-chá, que lleva el nombre de la obra.

Así aparecen presencias del laúd y el tres, formas del afro hechas con cuerdas, y persecución de cuerdas con bongó, junto a tonadas libres en controversia y punto guajiro en las voces de los personajes.

EN BUSCA DE LA IDENTIDAD

Con Romance en Charco Seco, Teatro La Proareconoce un momento de consolidación del grupo donde varias son las características a identificar como propias.

En estos diez años ha habido un acople de entes artísticos y técnicos, en los que hicimos un equipo multidisciplinario muy importante, que ha dado como resultado la graduación y el desarrollo de una estética, asegura Blanca Felipe Rivero.

Trabajamos los clásicos a nuestra manera de decir, los actualizamos, los hacemos contemporáneos, asegura.

En su enumeración también subraya el tener una mirada diferente hacia ese espectador sin melindres con los temas infantiles.

Nos distingue la profesionalidad, la animación, los diferentes títeres, el acabado en comenzar y terminar, en cerrar los proyectos, que es una de las cuestiones más vulnerables del teatro de títeres hoy en Cuba de manera general.

Hay por supuesto una vanguardia o agrupaciones que marcan un tope, pero de manera general hay mucho facilismo, mucho acomodo, indiferencia hacia las temáticas de actualidad, hacia los niños, hacia los adultos, acentúa en tono de crítica.

Probado con éxito en jóvenes de noveno y décimo grados, La Proa acrecienta sus expectativas para el 3 de diciembre, cuando Romance en Charco Seco tendrá su estreno en la Sala Llauradó de La Habana donde se mantendrá durante todo el mes.

Cierra el acabado de esta producción el programa de mano y el afiche con la imagen guajira de Manuel Hernández, uno de los grandes de la plástica y el periodismo gráfico en la Mayor de las Antillas.

29

DSCF0402

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: