Niños Vallenatos en La Habana

¡Cuánta  alegría incorporaron esta semana los Niños Vallenatos  del maestro Andrés Turco Gil   al ambiente sacro de la Basílica Menor de San Francisco de Asís!

Nueve niños : tres cantores, tres acordeonistas, un bajista, un cajonero y un guacharaquista  hicieron sonar los ricos sonidos colombianos  que incluyeron desde los más clásicos  vallenatos hasta cumbias, porros , charangas y salsa  para culminar con un Son de la Loma  sorpresivo para los espectadores que abarrotaban la sala.

En la agrupación es regla que, al arribar al límite de edad  exigido para integrarla(18 años) , sus miembros son reemplazados por nuevos niños estudiantes de la academia de acordeón que dirige el maestro Turco Gil.

Declaraba el maestro colombiano que ellos no cuentan con el apoyo del estado como otros proyectos del país. ¨Sus niños son de bajo estrato social  y la música los hermana y les sirve   para evadir  la violencia, la marginalidad, y los juegos electrónicos  que generan  desviaciones en los pequeños (…) Ellos   se ayudan entre sí    y los festivales en los que participan también les proporcionan algunos recursos para ayudar a sus familias¨.

Aquí  he venido- agregó  el director  Turco Gil  – con dos reyes del acordeón  y uno de la  caja(percusión)  que ganaron ese  título en los  festivales de Cali y de otras ciudades en difíciles lides del  instrumento.

Los  Niños Vallenatos  estuvieron acompañados en su presentación en  la  Basílica  Menor de San Francisco de Asís  por  los integrantes de la  Compañía  cubana La Colmenita  quienes al final del concierto  les entregaron   un obsequio como muestra  de  la  hermandad entre los dos pueblos.

Anuncios

Los puentes de Matanzas en Adrián

Por   Antonio Fernández Seoane

UN RELATO DE CONFORMACIONES EQUIDISTANTES…

Los puentes de Matanzas han sido motivo de casi obligada inspiración en argumentos de visos literarios, como la poesía, la narrativa o de la prosa investigativa, pero también para el campo de la plástica, no sólo por la osada resolución de sus propias ingenierías, sino por la real belleza de sus específicas arquitecturas… Quizás, el atrapamiento visual artístico más remoto, en tal sentido, es el que pudiéramos encontrar en el grabador francés Federico Mialhe con el PUENTE DE YUMURI, de su serie ISLA DE CUBA PINTORESCA, de 1839, o el de la espléndida escena del RIO CANIMAR, litografía también, aunque iluminada ésta, para VIAJE PINTORESCO ALREDEDOR DE LA ISLA DE CUBA, de 1848… Y he aquí, uno de los eternos dilemas, porque al hablar de puentes se hacen implícitos los ríos, a tal punto, que no sé si identificar a Matanzas como “la ciudad de los puentes” (como se le reconoce) o a la ciudad, también, de los abundantes ríos, aunque estos  –en comparación-  puedan ser inferiores en número (contemplándose, incluso, a riachuelos y cauces secos, y a litorales y zonas marítimas) a los famosos puentes  –veintiocho en total-  que pudieran ser más de uno sobre la misma corriente de agua, espectro al que se incorporan los viaductos, los estrictos pasos peatonales o los superiores sobre las arterias de asfalto… Desde entonces, estas singulares morfologías  –que no se parecen en nada una a la otra-   han visto reflejadas en la pintura, la fotografía, el dibujo y hasta en espacio perfecto para arriesgadas performances…

Amén de las estructuras técnicas en disímiles soportes, también las muchas tendencias artísticas de las expresiones plásticas se han hecho reflejo de estas magníficas construcciones humanas dentro del paisaje que la naturaleza misma ha prodigado a esta parte de nuestro archipiélago… En ello, un joven artista de la visualidad matancera trae, de vuelta, a los puentes de esta ciudad  –la suya por derecho de nacimiento- en nuevas hechuras que, no por “irreverentes”, dejan de cantar una especial loa de colores y composiciones más a tono con el presente tempo artístico; las HISTORIAS PARALELAS de Adrián Socorro no pierden de vista a las fabulosas leyendas de estos “cruces” o “pasarelas” que han acudido  –a través de sus propios anales en fuentes documentales y literarias-  a cualquier material para las bellas formas de sus realizaciones.

En estas HISTORIAS…, Socorro no hace protagonista principal a estas construcciones, sino que las toma –en detalles de impronta denotante-  para una disposición que enarbola al diseño como arma visual de evidente presencia. Acercamientos minimalistas  –tal vez-  de estas inevitables aguas y sus cielos como fiel reflejo que soportan, entre elementos geométrico-gráficos como estructura conceptual, a estas “pasaderas” que caracterizan al entramado urbanístico de la Atenas de Cuba, como valioso patrimonio ingenieril de connotante estética que resalta, además, a su identidad cultural.

Las doce piezas pictóricas de Adrián Socorro se constituyen como un reclamo para la memoria que se tendrá que seguir teniendo en cuenta, también desde la óptica de la neoabstracción plástica, lo que viene a aportar la conformación de un paisaje menos convencional, de aristas post-modernas, a este panorama que condiciona al espectador-visitante ya desde la misma entrada que, en su deslumbrante total, es dominado por estas obras, para confirmar  –sin dudas-  que nos encontramos en una ciudad que también se asentó  –entre ríos y arroyos y a la orilla de su espléndida bahía-   en sus imprescindibles, entonces, puentes…

Pianista Ramzi Yassa en la Basílica Menor de San Francisco de Asís

Con el Concierto número tres de Beethoven se presentará este viernes en la Basílica Menor de San Francisco de Asís el pianista egipcio Ramzi Yassa , quien dejara inaugurada ayer la Semana de la Cultura de ese país en Cuba.

Acompañado de la Orquesta Sinfónica nacional en el horario de las cuatro de la tarde, poco habitual de esa institución para estos fines, Yassa viene avalado por una intensa carrera internacional.

Ramzi Yassa ha recibido numerosos premios internacionales y ha tocado en todo el mundo en salas tan prestigiosas como el Barbican, Kennedy Center, Mann Auditórium, Palau de la Música, entre muchos otros, y maestros como Vladimir Ashkenazy, Charles Groves o Yehudi Menuhin le han dirigido.

Después de sus estudios en el Conservatorio del Cairo (Egipto), ingresó en el Conservatorio Tchaikowsky de Moscú a la vez que participaba en numerosos certámenes, como el Concurso Marguerite Long, en el que fue laureado, el Concurso Viotti, y el Concurso Tchaikowsky, en el que recibió un Certificado de Honor, mientras que tres años más tarde obtuvo el Primer Gran Premio del Concurso Internacional de Santander.

En 1988, Ramzi Yassa tocó en el concierto inaugural de la Nueva Ópera de El Cairo, del que fue nombrado director diez años después y Consejero Especial Musical del Ministro de Cultura en 1999.

Además de sus actividades como concertista, Yassa es profesor de la Escuela Normal de Música de Paris “Alfred Cortot”,ha actuado como solista con la Orquesta Sinfónica de Berlín, la Orquesta del Mozarteum de Salzburgo y la Orquesta Filarmónica Checa en 2000, además de grabar varios CDs con obras de Chopin, Tchaikowsky, Prokofiev y la integral de los conciertos de Beethoven con la Orquesta Sinfónica de El Cairo.

Arte en la Rampa

A %d blogueros les gusta esto: