LABORATORIO IBSEN: UN ESPACIO PARA EL DIÁLOGO

Por Mery Delgado

Dos convocatorias dio a conocer la plataforma escénica de experimentación social Laboratorio Ibsen: la Residencia de Creación Zona Ibsen, y la Residencia de investigación y de creación Documenta Sur.

Ambas dirigidas a creadores de hasta 35 años de edad, convidan a visibilizar de una manera más efectiva, al teatro joven y más experimental, dándoles la posibilidad de escenarios para la creación, formación, reflexión y construcción en colectivo.

Yohayna Hernández, líder de Laboratorio Ibsen, declaró a Cubaescena que estos formatos de residencia están más centrados en el desarrollo de los procesos creativos, más que en los resultados.

“Es como una posibilidad de que esos creadores tengan esos espacios para experimentar, investigar y probar sus distintos materiales, pero a la vez están acompañados de un apoyo económico para las producciones”.

Al referirse específicamente a la residencia de creación que auspicia la Real Embajada de Noruega junto al Consejo Nacional de las Artes Escénicas, aseguró que” los creadores tendrán una zona de encuentro y de confrontación con otros creadores y otros especialistas para su asesoría, y también de un diálogo más sistemático con el público, una de las limitaciones que más golpea al sector joven actualmente”.

Documenta Sur, en su primera edición este año, tiene como objetivo apoyar el desarrollo de proyectos de investigación y creación conectados con las prácticas del teatro documental contemporáneo auspiciado por la Oficina Cultural de la Embajada de Alemania en Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas.

De este formato, Hernández destaca la posibilidad que tienen los tres creadores que sean seleccionados, de asistir todas las fases de investigación y creación de un proyecto escénico del Rimini Protokoll en Cuba, bajo la dirección de Stefan Kaegi.

Durante un año tendrán la responsabilidad de apoyar y asistir esa producción germana desde su génesis en 2016, hasta su estreno en 2017, en el marco del Festival de Teatro de La Habana.

“Saldrán más fortalecidos –asegura nuestra entrevistada- porque tendrán no solo el aprendizaje de todo ese período si no también el entrenamiento en las maneras de hacer del teatro documental contemporáneo desde una experiencia de trabajo concreta con este prestigioso colectivo”.

Y agrega en su argumentación, que a ellos como coordinadores de estas convocatorias, estos formatos de la residencia les interesa mucho porque sienten que el arte joven lo necesita mucho.

“Quizás no hagan falta tantos premios, tantos reconocimientos, y puedan existir más posibilidades de trabajar y articular un proceso de creación, es por eso que estas zonas dan espacio, el tiempo, y un público para dialogar”, concretó Yohayna Hernández.

da8a96cfc8ca1dd33bc42677c8b9c7c6_L

Anuncios

Dignifican el arte del clown en Las Tunas

Por Mery Delgado

fb_img_1442445563397

Eugenio Deossefe  de Argentina

El Tercer Taller Internacional de Payasos que tuvo lugar del 16 al 20 de marzo en Las Tunas, privilegió en una semana la técnica del clown, arte menospreciado por muchos, que bien merece una reivindicación en el país, como lo ha logrado desde su provincia, el grupo Teatro Tuyo, dirigido por Ernesto Parra.

Muchos son los elogios que por esos días se ganaron los anfitriones a partir, no solo de la organización y de un programa bien equilibrado, sino también por la asistencia de un grupo numeroso de estudiantes de las vocacionales de arte y de la ENA, a los cuatro talleres preparados para el encuentro.

Fueron ellos: Laboratorio de investigación del espacio, por Santiago Parada de Colombia; El placer entre el arte del payaso y el público, Alejandra Toledo, de Argentina; El arte de la pantomima desde el payaso, David Silva, de México, y Objeto Payaso de Eugenio Deoseffe, Argentina.

Asimismo, el carácter internacional que vistió este año al taller de clown, permitió la presencia de la diversidad de saberes y formas de hacer en Latinoamerica con la participación de payasos de Mexico, Argentina, y Colombia quienes animaron además, la escena del Centro Cultural de Teatro Tuyo con variadas propuestas.

Por Cuba estuvieron Teatro de las Estaciones, Teatro Papalote, Guiñol de Camaguey, Teatro Andante de Granma, Titirivida , de Pinar del Río, Mejunje de Villa Clara, Teatro del Puerto, de La Habana, y el anfitrión Teatro Tuyo que hizo gala de su repertorio, con las joyitas: Caras Blancas, Caminantes, Narices y su más reciente estreno: Superbandaclown.

Siempre hubo momento para las conferencias, los paneles, presentaciones de libros, exposiciones y el café clown en las noches, con una programación diversa y a tono con el encuentro, y con las raíces culturales de esta provincia.

La última jornada cerró con Narices, Premio Villanueva de la Crítica y otros tantos reconocimientos, que Teatro Tuyo ha sabido bordar con cada una de sus producciones haciendo del clown, más que un estilo, un arte digno de cualquier escenario, lo que le ha validado la admiración de su pueblo tunero y de toda Cuba.

 

LA VIGENCIA IRREFUTABLE DE LOS DOS PRINCIPES (FIN DE LA 1RA TEMPORADA)

Por Ruben Darío Salazas Fotos: Sonia Almaguer

Terminada para Teatro de Las Estaciones la primera temporada de estreno de “Los dos príncipes”, un romance entre luces y sombras, escrito por la novísima María Laura Germán –a los 26 años todavía se puede utilizar ese término. Hay gentes que aún me nombran “el joven director”-, a partir de los textos poéticos de la norteamericana Helen Hunt Jackson y de nuestro héroe nacional José Martí, paso revista brevemente a lo vivenciado durante 20 representaciones en las tablas de la Sala Pepe Camejo, nuestro cuartel de mando en Matanzas desde hace unos cinco años.

Más de 600 espectadores recibimos en los predios de nuestro pequeño espacio de sueños y realizaciones, que más que lleno, estuvo repleto durante varios fines de semana. El público fue diverso; niños muy pequeños, pioneros, adolescentes, médicos, teatristas, pintores y músicos, por solo citar una mínima gama de la múltiple composición sentada en la gradería o de pie en los pasillos y el balcón del equipo técnico.

Contar a través del misterioso teatro de sombras una tragedia para los infantes no ha sido un lecho de rosas. Lamentablemente a veces los padres confunden el cuidar a sus hijos de las experiencias conmovedoras y naturales de la vida, con privarlos del sufrimiento y las angustias. No se dan cuenta que el dolor y las prácticas humanas fuertes están a un palmo de narices de cualquiera de nuestros príncipes enanos. Lo mismo emana de oscuros filmes, juegos electrónicos de guerra y muerte o en acciones violentas físicas, verbales y sicológicas, las cuales pueden sucederse hasta en el propio hogar.

La historia de dos chicos de diferentes clases sociales, a los cuales los une una poderosa amistad, responde no solo a la ficción recreada por Germán Aguiar en tiempos medievales, como plantea el romance tradicional original, sino también al siglo XIX en que fue escrita por Martí, y al convulso siglo XXI en que vivimos. El mensaje humanista del apóstol rebasa todas las épocas para instalarse, por derecho propio, en los que hallan en su ilustre y osado pensamiento una trascendencia matizada de eternidad.

Fue hermosa la atención del respetable, incluso el de edades inapropiadas por sus posibilidades reales de atención y concentración, hacia las formas verbales utilizadas por la dramaturga. Con versos de métrica clásica ella recreó una nueva narración en cuatro tiempos que habla en todo momento de la actualidad urbana y rural, enriquecida o pobre. Para quienes ven la poesía como algo antiguo y obsoleto en este mundo dinámico e hiperactivo, nuestros “dos príncipes”, con aires musicales barrocos y danzas añejas, mediante la confrontación de dorados y verdes, laureles y flores silvestres, niños o ángeles que en sus inútiles fallecimientos, estremecen y mueven a la reflexión, provocaron raudales de emociones en el patio de butacas.

Los aplausos finales de cada día, además de las satisfacciones por el trabajo casi completado –siempre falta más- por actores y técnicos, nos dejaron un montón de preguntas y respuestas, además del alma convulsa y removida. Anécdotas como la de la abuela que le contaba a su nieto por el celular paso a paso el espectáculo, como si de una aventura cinematográfica en tiempo radial se tratara, o el niño pequeñísimo que le exigía a vivo llanto a los padres ¿Por qué no los salvaron? son parte ya de nuestras vidas y un aviso de todo lo que la escena puede generar si se trabaja atentos a los aspectos estéticos, sociales, culturales y éticos.

Además de evocar cada día las lecciones escénicas del italiano Fabrizio Montecchi, ese sombrista mayor, los arriesgados montajes de los Camejo y Carril, inspiradores infinitos de todo lo que hago, me he preguntado cual es el verdadero alcance de la revista La Edad de Oro, he cavilado si no estaremos juzgando de forma limitada y simple ese legado para siempre que nos dejó el maestro. Cada historia, cuento, o verso aparecido en la publicación, estudiado en las aulas primarias o interpretados en actos públicos, es mucho más de lo que creemos saber o entender. La revista, escrita con la galanura honda de la pluma de José Martí, desconoce las edades y contrapone lo mismo opulencia y humildad en una misma fábula, que aporta su vigencia irrefutable, como un convite a todos para luchar por un mundo mejor.

Los 2 Sonia T (2)

Los 2 Sonia T (6)

Los 2 Sonia T (3)

Los 2 Sonia T (5)

A %d blogueros les gusta esto: